Personas afectadas por una minusvalía física, psíquica y sensorial.

Personas sometidas a maltrato físico o psíquico.

Personas en proceso de rehabilitación o reinserción social tales como ex toxicómanos
o ex reclusos.

Personas pertenecientes a etnias desfavorecidas o minoritarias en la sociedad.

Inmigrantes.

Jóvenes que no han superado la enseñanza obligatoria.

Parados de larga duración.

Personas mayores de 45 años.

Otras personas calificadas en exclusión social de acuerdo con las certificaciones
expedidas por los correspondientes Servicios Sociales.

Otras personas o grupos identificados en el Plan de Inclusión Social.